EL VACILON DE LA MAÑANA

Buenisima broma de Manolo Cabezahuevo, lo mejor los ultimos 3 minutos!!!!!!!!!!!!!!!

 

 

NUNCA OS HABEIS PREGUNTADO…

-Un español medio pierde de dos a tres calcetines al año. Si los multiplicamos por toda la poblacion española, eso supone un total de unos 100 millones de calcetines perdidos. ¿Dónde están esos 100 millones de calcetines?

 -¿Por qué los kamikazes llevaban casco?

 – ¿Por qué no hacen los aviones con el mismo material que usan para hacer la caja negra?

 – ¿Por qué cuando se conduce buscando un sitio se baja el volumen de la radio?

– ¿Si le pidiesen identificación al rey, podría dar una moneda de cinco duros?

– Si un gato cae siempre de pie y una tostada con mantequilla cae siempre por el lado en que esta untada, ¿qué pasaría al atar a un gato en la espalda una tostada con la mantequilla hacia arriba y luego arrojarlo por la ventana?

– Si un abogado enloquece, ¿pierde el juicio?

 – Algo que no se puede perder, ¿es un imperdible?

– ¿Los infantes disfrutan la infancia tanto como los adultos el adulterio?

– ¿Por qué no hay comida para gatos con sabor a ratón?

 – Si la teoría de la evolución de las especies dice que vamos mejorando con cada nueva generacion, ¿por qué Enrique Iglesias canta peor que su padre?

 – Si el congelador de una nevera se encuentra a no más de 10 grados bajo cero y en la Antartida en un invierno muy frio la temperatura ambiente llega a 50 grados bajo cero, ¿no podrían calentarse allí las personas entrando a los congeladores?

 – Si cuando como huevos me patea el hígado, cuando coma hígado, ¿me patearán los huevos?

– ¿Existe alguna otra palabra para “sinónimo“?

 – ¿Por qué utilizan agujas esterilizadas para una inyección letal?

 – ¿Qué hay que hacer si uno ve un animal en peligro de extinción comiendo una planta en peligro de extinción?

– ¿Hasta dónde se lavan la cara los calvos?

 – ¿Por qué “separado” se escribe todo junto y “todo junto” se escribe separado?

 – Si cuando uno hace algo mucho tiempo lo hace cada vez mejor, ¿por qué los taxistas conducen tan mal?

– Si quiero comprar un boomerang nuevo, ¿cómo lo hago para deshacerme del viejo?

 – ¿Por qué Tarzán estaba siempre afeitado?

 – ¿Por qué las personas aprietan el control remoto con más fuerza cuando se está quedando sin pilas?

– ¿Por qué hay gente que despierta a otros para preguntar si estaban durmiendo?

MONÓLOGO: ¿Tienen vida los calcetines?

COMO YA SABEN, a mí las cosas me afectan mucho. Analizo todo lo que hay o ocurre a mi alrededor. ¡Ya ven! Me pongo a hablar sola en menos que canta un gallo, la mayoría de las veces con humor, con ironía, sarcasmo y sazonado con un fisquito de doble intención. Si a las cosas de la vida no se le pone un poco de sal y pimienta, resultan… sosas, monótonas y soporíferas. Yo siempre digo que la risa es lo que más nos diferencia de los animales.

Desde hace algunos años vengo investigando a los calcetines. Cuanto más los he observado y vigilado, más convencida estoy de que tienen vida propia. ¡Vamos, que están vivos! Los calcetines, al tomar contacto con el ser humano, se les activa sus células, sus genes y toman vida. Estoy segura que los fabricantes de calcetines saben más del tema, pero no quieren hablar. Si se fijan, los calcetines no soportan la vida en pareja (como los humanos), por esta razón sale de fábrica unidos por una pequeña grapa. En cuanto toman contacto con los pies del humano comienzan a sudar y a sudar hasta convertirse en hediondos, a pesar de que los pies estén lavaditos, perfumados y tratados con bicarbonato. ¡Son los calcetines los que sudan y huelen! Y creo que es porque no pueden caminar juntos, no se soportan. Algunos hasta se deslizan hacia abajo, se arrugan y eso es porque intenta huir. Ya en el primer lavado llega el divorcio. ¡Hagan la prueba! Metan una pareja de calcetines en la lavadora y cuando vayan a sacarlos solamente encontrarán uno… ¿Dónde está el otro? Tienda una pareja en el tendedero y verá que cuando vaya a buscarlos que solamente hay uno. ¿Dónde está el otro? Los calcetines son muy, muy ligones y de amigotes (como el humano), jamás están con sus parejas pero siempre los encontrarán liados con otros. En mi investigación he llegado hasta lavarlos a mano, tenderlos, sentarme al lado de ellos mientras se secaban, los he enrollado juntitos y los he encerrado en un cajón. Al abrirlo ¡estaban juntos! Pero… pero… uno de ellos se había camuflado cambiando de color. Si no me creen hagan la prueba. Compren 25 parejas de calcetines = a 50 calcetines. Esperen unas cuantas semanas y se encontrará con 25 calcetines ¡¡sin pareja!! Si observamos a los calcetines de deportes, eso es aún más extraño y me confirman cada vez más de que tienen vida. Las rayas de colores de sus patentes, o liguillas ¡cambian de color y de posición! ¡Jamás encontraran la pareja! Preguntando a vecinos y amigos, me he enterado que en cada casa hay una bolsa, un cajón donde van a parar los calcetines separatistas, independientes y divorciados.

¡En fin! Quizá me esté volviendo paranoica, como me ha dicho mi psiquiatra (por cierto, que él llevaba los calcetines desiguales). Si no quieren terminar como yo, olvídense de los calcetines y usen leotardos, ¡jamás se separan!

MONÓLOGO Mercedes A. Alexandre

Fuente: http://www.eldia.es/2002-08-27/vivir/vivir5.htm

MONÓLOGO SOBRE LA FAMILIA NUMEROSA

¡Lo que yo hubiera dado por ser hijo único!
Ya sé que hay, gente que anda por ahí diciendo que es maravilloso criarse en una familia numerosa.
¡Hay que ser gilipollas!
Lo mejor es crecer siendo hijo único.
Bueno, yo creo que el Fary se hubiera conformado con crecer.
En el colegio, a un hijo único se le reconocía en seguida por dos cosas: la paz interior ; y la ropa de su talla.
¡Que es muy humillante que le calculen a uno la edad por las rayas del dobladillo, como si fuera un alcornoque!
Además, en una familia numerosa la infancia es un coñazo, porque normalmente los padres, te huelen el culo para ver si te has cagado, pero en una familia numerosa, como sois tantos, no se preocupan en mirar uno por uno a ver quién ha sido. En cuanto huelen algo, ¡tooooodos a la bañera!
¡Que mi casa parecía una piscifactoría!
Y todavía hay gilipollas que dicen que en las familias numerosas todo son ventajas:
“Huy, además, si eres el pequeño es un chollo, porque cuando te llega la ropa del mayor, vas otra vez a la moda”.
En mi época, la moda era hacer la comunión vestido de marinero.
Y sí, yo fui de marinero, pero de marinero de la Primera Guerra Mundial.
Es que lo heredas todo.
Y es muy duro ver a tu madre acercarse por la noche a la cama de tu hermano mayor:
– Cariño, quítate los calcetines, que se los van a dejar los Reyes a tu hermano Emilio.
Y eso si tienes hermanos, porque si lo que tienes son hermanas mayores, tú pides un Geyperman y te regalan una Barbie con el pelo cortado y una barba pintada.
Que nada más verlo, ibas todo preocupado a decirle a tu madre:
– Mira mamá, creo que mi Geyperman está echando caderas.
Y luego está lo de la habitación.
Lo mío no era una habitación, era un barracón militar. Había tantas literas que parecían estanterías.
Mi madre nos organizaba por orden alfabético, como los libros.
Y cuando quería sacar a uno, se iba a las literas:
– Carlos, David, Elías, Fernando. ¡Huy! ¿Y Emilio?
¡Cariño! ¿Hemos prestado a Emilio?
Pero lo peor era lo del baño. Había que hacer turnos de quince minutos. Y como siempre había dos o tres hermanos en la edad del pavo, para que no hubiera atascos mi madre tenía que poner bromuro en el Nesquik.
Lo que no sé es cómo llegamos a ser tantos, porque mi padre también tomaba Nesquik.
Y en el colegio es un infierno. Porque cargas con la fama de tus hermanos mayores: y si
han sido unos macarras, la has jodido. Pero si han sido unos empollones, la has jodido más. Llegas allí, el primer día, y el profesor:
– ¡Aaaaah! Aragón. ¿Tú no serás hermano de Fernandito?
– Sí, señor, sí.
– Pues tu hermano era un estudiante ejemplar.Espero que sigas sus pasos.
Que tú piensas: “Pues seguro, porque llevo sus calcetines”.
Pero, además de la fama, de los hermanos mayores también vas heredando los libros.
¡Subrayados!
Que es una putada, porque como el primero subraye mal, suspende toda la familia.
Aunque peor que eso es que tu hermano mayor se haya enamorado de Pili, y tengas todo el libro lleno de corazones:
“Pili, Pili, Pili”.
Lo tienes que arreglar de alguna forma.
Así que pones en todos:
“Pili-la”.
Y, claro, el que lo tiene chungo es el hermano siguiente, que tiene el libro lleno de corazones que ponen “Pilila”.
¡Y a ver cómo explica eso!
Y ustedes dirán:
“Bueno, hombre, lo de heredar los libros, chungo, pero, a cambio,también heredas las revistas guarras”. Ya, pero es que la que viene en pelotas es Mayra Gómez Kemp.
Luego hay listos que dicen:
“Lo bueno de la familia numerosa es que puedes meter a la novia en casa y, entre tanta gente, nadie se entera”.
¡Serán gilipollas!
¿Y de qué te sirve meterla en casa, si luego no tienes dónde meterla?”
Y lo peor de todo son los telediarios.
Estáis allí sentados los diez hermanos y, de repente, dicen:
“Dos de cada diez jóvenes consumen drogas en fin de semana”.
Y tu padre:
– ¡Castigados todos, hasta que confiesen los dos!
“Cuatro de cada diez jóvenes pierden la virginidad antes de los 18”.
Y tu madre:
– ¡Ah! ¡La canguro no vuelve por casa!
Buenooo, me acuerdo un día que dijeron en la tele: “En España, uno de cada diez hijos es fruto de la infidelidad”.
¡Y el pelirrojo se llevó una hoooostia!

LLEGANDO ESTAS FECHAS… A ESCRIBIR LAS CARTAS